sábado, 27 de agosto de 2016

-No Name, No Pain

Gustavo dijo "Te quiero mucho" (no a mi, menos mal...) y pensé en cuanto tiempo pasó de la ultima vez que vi algo así. Un 'Te quiero mucho´ al aire, fuera de contexto, sorpresivo, inesperado, lindo, Cada tanto Él se me aparece en otro, en alguien nuevo, como si tratara el tiempo de decirme algo, como si tuviera algún error que reparar, como si debiera dejarme caer en algo que normalmente no haría. No es Gustavo, es lo que representa, es la idea de mirar para otro lado, para donde no están los disgustos propios, las manías, lo que define nuestros placeres. No es Gustavo, es la idea de ir contra las propias restricciones, contra los limites absurdamente autoimpuestos, contra todo eso que nos tatuamos en la mente como camino a la felicidad y que al final pareciera que mas que acercarnos a ella nos aleja.
Cada tanto alguien me recuerda a Él, aunque en menor medida, con menos ganas de huir. Hace una semana lo vi en un camarín, con otro cuerpo, otro rostro, otros modales, otra vida. Dijo 'Queso' y en mi mente fue como volver a Julio de 2015. Al igual que aquella noche, el final se situó al siguiente día en el Metrobus 9 de julio, lástima que ahora los roles se hayan invertido, lástima que después del Metrobus no hubo nada, la noche murió atravesando un túnel y yendo hacia la luz, O hacia Lanús.

No hay comentarios: