miércoles, 28 de septiembre de 2016

La ley y el orden

Hace tiempo vengo intentando llevarme bien con las agendas, me compré una para no olvidarme cada vez que tenía que visitar un médico... Me olvidaba de llevar la agenda conmigo. Las agendas son una declaración, una declaración de orden, de control, de que se tienen las riendas de algo. Como las paredes con cuadritos bien alineados, el porta llaves justo al lado de la puerta, la cama armada a la mañana. Todo eso que te dicen que no es rutina, si no buenos hábitos.
La agenda es un engaño, es un lugar donde ponemos todo eso que debería ser importante para nosotros pero a lo que no estamos atentos, lo que se nos pasa, lo que necesitamos que nos recuerden porque no tenemos en mente por nosotros mismos. Sin importar si se nos pasa porque tenemos más cosas en que pensar.
Y a quien le importa si no tengo las riendas de mi vida, si dejo las llaves en un bolsillo, o si sólo armo la cama cuando toca cambiar las sabanas? Digo,  si no me importa a mi, si me entiendo en mi desorden, ¿Quien tiene la Facultad para decirme que esta mal y estar en lo cierto?
A veces intento ser organizada, me cierro la camisa hasta el cuello y finjo seriedad. No voy a decir que no me gusta, supongo que una parte de mi desea tener un poco más de control sobre las cosas. Y al otro día me despierto, elijo dormir 5 minutos más abrazada al gato sabiendo que eso significa salir apurada, me pongo zapatillas una remera suelta, cruzo el semáforo en rojo si me da el tiempo. Y dejé la cama desarmada, pero lejos de esperar "que vengas a arreglarla por mi",  (como dice La ciudad bajo la niebla),  la dejo desarmada para que siga así, para llegar al final del día y encontrarla abierta para mi, para desarmarla más y enredarme en las sabanas mientras me digo que mañana lo arreglo.
Mañana es hoy, hoy es mañana, hoy es hoy y es ayer,  recien es hace un rato, y mientras pasa toda esa arena por el reloj, yo tengo la cabeza en la almohada y pienso: tengo que comprarme una agenda para el año próximo,  que es mañana, que es en un rato.

No hay comentarios: